Viviendo en Aislamiento

Estoy entrando en mi sexta semana de lo que estoy tratando de recordar de llamarle como un retiro aislado. No parece posible que no he salido absolutamente a ninguna parte, aparte de tres viajes a la tienda de comestibles, en seis semanas. Sé que algunos de ustedes han estado en casa incluso más tiempo.

Y sé que estoy muy bendecida de haber podido seguir trabajando durante todo este período, aunque me he quejado un poco por estar demasiada ocupada. Ese ajetreo probablemente Viendo las cifras de desempleo dispararse, no puedo imaginar cómo me sentiría ante todo esto si no tenía mi trabajo. O si era un padre que se quedaba en casa antes del cierre. O si yo vivía en un hogar de ancianos. O si fuera un trabajador esencial y tener que estar expuesta al virus cada día. Hay tantos escenarios que sé que muchos de ustedes viven que deben ser mucho más desafiante de lo que estoy experimentando yo y mi corazón está con usted.

Me recuerdo lo difícil que es para tanta gente mientras veo las noticias de las ciudades y estados que intentan abrirse, así como las protestas que están sucediendo en todo el país. Desafortunadamente miedo se propaga más rápido que un virus y trato de sentir empatía por aquellos que sienten que simplemente no pueden esperar más. Sin embargo, desencadenan mis propios temores de que, por más miserable que sea mucha gente, si apresuran a reabrir negocios y espacios públicos pueden prolongar nuestro aislamiento, lo que conducirá a incluso más personas que quedan desempleadas y más empresas fracasaran, sin mencionar el aumento de personas que sufren e incluso mueren a causa del virus, ya que estalla de nuevo porque no tenemos el mecanismo adecuado para abrirse todavía. Y gente protestando sin mascaras mientras que están hombro con hombro lamentablemente indica que, como sociedad, aún no podemos estar lo suficientemente condicionado para seguir las reglas de distanciamiento físico.


Dicho esto, varias áreas se están abriendo de forma limitada este fin de semana, así que espero que suficientes personas están a la altura de las circunstancias y mantienen su distancia para no retrasarnos a todos. Aquí en California, estamos experimentando un calor de récord, así que estaré viendo la cobertura de las playas y rezando para que las personas permanezcan atentas y conscientes. Solo el tiempo dirá, supongo, y todo lo que podemos hacer es esperar lo mejor.


Creo que es imperativo que reconozcamos que permanecer aislados no es algo que solo estamos haciendo para nosotros mismos. Lo estamos haciendo por los demás. Para la mayoría de nosotros, permanecer en aislamiento es un acto de altruismo: estamos evitando que otros se enfermen tanto como protegiéndonos a nosotros mismos. La atención plena incluye considerar el bien mayor en cada acción que tomamos, por lo que permanecer en el aislamiento es un acto extremadamente consciente. En realidad, es sorprendente que la mayoría de nosotros nos quedemos, lidiando lo mejor que podamos e incluso ayudando a otros mientras está prohibida.

Creo que es el factor de afrontamiento que debemos considerar seriamente ahora. Con cada semana que pasa en aislamiento, tenemos más riesgo de sentirnos solos. Ya sea que viva solo o con otras personas, puede sentir la soledad. La soledad puede tener efectos negativos significativos para la salud y era en realidad un problema antes de que el virus llegara. Un estudio anual realizado por Cigna mostró en enero de que hubo un aumento del 13% en la soledad en comparación con hace un año.


Ese estudio encontró varios factores que estaban relacionados con un mayor sentimiento de aislamiento durante el año pasado, antes del virus Covid 19. La encuesta encontró que el 63% de los hombres y el 58% de las mujeres se sienten solos. Más alarmante, el uso de las redes sociales estaba vinculado a la soledad, con el 73% de los usuarios de redes sociales muy pesados considerado solitario, en comparación con el 52% de los usuarios lijeros.

Según Doug Nemecek, director médico de salud del comportamiento en Cigna, "En persona, las conexiones son lo que realmente importa. Compartir ese tiempo para tener una interacción y una conversación significativa, para compartir nuestras vidas con los demás, es importante para ayudarnos a mitigar y minimizar la soledad.” UH oh.


Es aquí por qué esto es tan importante. La soledad y el aislamiento están asociados con un riesgo del 29% mayor de enfermedad coronaria y un 32% más de riesgo de sufrir un derrame cerebral. Un estudio reciente de Harvard sugiere que las habilidades de pensamiento disminuyeron aproximadamente un 20% más rápido durante 12 años en el momento más solitario de los participantes en el estudio en comparación con las personas del estudio que informaron que no estaban solos. Y un estudio del año 2012 en JAMA Internal Medicine encontró que las personas que se identificaron como solos tenían un 59% más de probabilidades de perder la capacidad de realizar tareas de la vida diaria y un 45% más probable que mueran antes que aquellos que no se identificaron como solitarios. Otros estudios han asociado la soledad con depresión y la presión arterial alta.

Además, ninguno de nosotros es inmune. Los sentimientos de aislamiento prevalecen de generación en generación, con la generación Zers experimentando el puntaje de soledad promedio más alto y los boomers el más bajo, pero en general, más de la mitad de nosotros nos sentimos solos antes de que se cercara la pandemia del virus.

¿Por qué la soledad tiene un impacto tan grande en nosotros? Según el Dr. Michael Craig Miller, un Profesor asistente de psiquiatría de la Escuela de Medicina de Harvard, hay varios factores, pero básicamente, estamos mejor fisicamente cuando somos parte de una comunidad. Dijo que somos animales sociales que han evolucionado para se mejor cuando estamos comprometidos con otros. Además, cuando estamos con amigos y familiares, nos beneficiamos del 'contagio social', donde recogemos lo que otros están haciendo por la salud, u otros nos animan a hacer algo con respecto a nuestra salud. De nuevo, uh-oh.

Aunque las redes sociales parecían ser un factor para aumentar la soledad, creo que tenemos una oportunidad ahora de cambiar cómo lo usamos. Dado que una clave para minimizar la soledad es la conexión significativa con otros, ay que usar nuestra tecnología para nuestro beneficio. Podemos tener conversaciones en el internet y en video. Ahora hay varias aplicaciones que nos brindan la capacidad para vernos por el internet, lo cual creo que es imprescindible para aumentar la sensación de que estamos juntos. Necesitamos hacer esto de manera regular, por lo que es un hábito diario comunicarse con alguien y realmente participar en esas conversaciones. Publique en las redes sociales o responda a las publicaciones de otros, pero permanezca positivo. Ahora no es el momento de comenzar una guerra en Twitter. Busque grupos que se centren en temas que usted disfruta o comparten sus intereses. Puede mantenerse en contacto enviando mensajes de texto o mensajes instantáneos, pero asegúrese de conversar también con alguien en un nivel más profundo para ayudar a fortalecer las conexiones en la redes sociales.

Ahora también tenemos la capacidad de participar en intercambios en línea con personas de todo el mundo. He sido voluntaria de Mindful Leader para facilitar sesiones de meditación en línea en las últimas semanas y es increíble lo rápido que se puede sentir conectado a un completo extraño de Australia o Tailandia o Carolina del Norte en solo un par minutos cuando tenemos algo en común. También hay un nuevo servicio llamado QuarantineChat que funciona con ambos Teléfonos Android e IOS con la aplicación DialUp, por lo que es completamente gratis. Se registra con su número de teléfono y recibe llamadas aleatorias de otras personas que están aisladas donde puede hablar de todo. ¡Qué novedosa forma de hacer nuevos amigos!

Si no le gusta la idea de conectarse por el internet o usar tecnología, hay otras formas en que puede conectarse. Envíe cartas escritas a mano a la antigua. Escribiendo sus pensamientos y sentimientos es un ejercicio poderoso para su salud mental y disfrutará la anticipación de esperar una respuesta. Llame a alguien por teléfono, especialmente en los días en que se siente solo. Hable con sús vecinos, mientras permanecen a seis pies de distancia, por supuesto. Podemos sentarnos fácilmente en una silla de jardín y participar en conversación con vecinos, amigos e incluso personas que caminan sin ponerse cerca físicamente. Si no tiene un porche o patio, abra las ventanas y comience una conversación con alguien más desde su ventana. Puede que tengamos que pensar un poco fuera de la caja aquí, pero somos una especie creativa, por lo que definitivamente podemos hacer esto.

Si vive con otras personas, tómese un tiempo cada día para compartir sentimientos, ideas e información con cada uno. Entiendo que algunos de ustedes pueden estar un poco cansados ​​de ver a las mismas personas todos los días, día tras día, pero haga un esfuerzo. Quizás podría estar de acuerdo con un nuevo pasatiempo en el que pueda trabajar juntos que despertarían nuevos intereses y conversaciones, al tiempo que se minimiza el aburrimiento.


Eso nos lleva a otras cosas que podemos hacer para reducir la soledad. Encontrar maneras de darse la comodidad, incluso cuando se siente solo, puede ayudarlo a mejorar su salud mental. Darse a usted mismo un masaje de pies, cocine comida saludable y reconfortante, tome una taza de té, aprenda una nueva afición como crochet o origami u hornear. Reorganice una habitación o un armario.


Si le resulta difícil expresar lo que siente, puede ser muy catártico escribir su sentimientos en papel. Comience un diario y haga entradas en él todos los días. Escribir es otra buena practica en general, así que quizás sea hora de intentar escribir un artículo, un cuento o incluso una novela.

Otra forma de mejorar su salud mental es encontrar distracciones saludables. Leer un libro o releer una revista favorita. También puede unirse a un club de lectura en línea para discutir lo que ha leído y obtener excelentes consejos sobre qué leer a continuación, como en Goodreads. También puede escuchar libros a través de servicios como Audible. La mayoría de las bibliotecas también ofrecen libros audibles en línea que puede usar gratis. Sé que muchos de nosotros pasamos demasiado tiempo mirando televisión, pero si le hace sentir bien, solo hágalo. Considere ver las charlas de TED en YouTube para aprender nuevas cosas fascinantes. Espolvorea algunos documentales sobre temas que le interesan entre sus maratones de series. Los museos y parques nacionales ofrecen recorridos virtuales, así que ¿por qué no tomar uno? Y, por supuesto, escuche los podcasts. Hay más de un millón de ellos, así que seguramente encontrarás algunos que le interesen.


Finalmente, un consejo más: practique la atención plena. Los estudios demuestran que la atención plena ayuda a reducir la soledad. Monitorear las experiencias del momento presente con una orientación de aceptación da una reducción en la ansiedad que surge de la soledad al tiempo que aumenta nuestra empatía y compasión por los demás, que mejora las relaciones sociales. La atención plena también incluye compasión, que es tan crítica durante este momento difícil. Si se encuentra diciendo cosas como "Yo no debería sentirme así '' o se aleja de las emociones difíciles, esto solo hará que su soledad persista. Sea amable con si mismo y reconozca que sus sentimientos son válidos, sean lo que son. Sea amable y amoroso con si mismo. Todos podemos usar este tiempo para fortalecer nuestras habilidades de atención plena que impulsarán nuestro bienestar mental y emocional. Así que recuerde de tener en cuenta esto en su mente.


Para una meditación guiada, escuchar el podcast.


#mindfulness #isolation #alonetogether #quarantine #coronavirus #lonely #loneliness


4 views

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us