Mentalidad de Crecimiento



Momento Inconsciente

Aunque no veo las noticias, escaneo los titulares en mi I-Pad, omitiendo las historias mas sensacionales o negativas y enfocándome principalmente en los artículos relacionados con la psicología, el comportamiento humano, o la salud. El las ultimas dos semanas, esa practica no me sirvió muy bien. Las noticias fueron tan abrumadoramente negativas que me sentí siendo muy juzgadora, frustrada, y francamente preocupada por nuestra especia humana. Me impidió poder escribir el podcast de la semana pasada, ya que no pude caminar con mis palabras por un tiempo. El clima político parece ser terrible para nuestro futuro. Las noticias climáticas reales también son bastante preocupantes, ya que los patrones climáticos están muy fuera de sincronía con los patrones pasados y el hielo derritiéndose en los dos polos de la Tierra, a pesar de los titulares que denuncian el cambio climático como un engaño. El debate sobre la carga publica estallo y cuestiono quienes somos como país. Las noticias económicas tampoco suenan demasiado bien. Y luego, por supuesto, hubo tiroteos masivos en Texas y Ohio, y mi corazón esta con todas las familias afectadas por esas tragedias.


Lo que encontré mas angustioso mas allá del dolor obvio y la perdida de las victimas de los disparos y sus familias fue la retorica inmediata que exploto una vez mas después de los eventos. En lugar de unirse para tratar de resolver lo que es un problema nacional constante, suscito intensas discusiones sobre los derechos de las armas, con políticos y cabilderos compitiendo por publicidad. Parece que estamos mas preocupados como sociedad con nuestro “derecho” a portar armas de lo que parecemos con respecto a nuestra propia salud y bienestar. No tengo un arma y no soy una experta en tales asuntos, pero mi sentido común dice que tenemos nuestras prioridades fuera de control. Seguramente hay una manera de manejar mejor este problema y proteger a las personas inocentes. Parece que nos estamos acercando a la situación sin pensar, excluyendo por completo cualquier preocupación sobre lo que podría ser para el bien común.


Hablando de la inconsciencia, un acto si sentido trivial pero profundamente perturbador que vi después de estos tristes eventos fue un campo de tiro del área de Houston y un anuncio de una tienda de armas que decía “Venta de regreso a la escuela: 50% de descuento en armas de fuego” menos de 2 semanas después de los tiroteos masivos. El dueño dijo que era para “celebrar a los maestros.”


Entonces, me tome una semana para volver a centrarme y enfocarme en como ser mas consciente y menos juzgante en medio de todo el caos. Pase mucho tiempo reflexionando sobre por que podríamos comportarnos de la manera en que lo hacemos y para poner algo de espacio entre los eventos del mundo y mis observaciones sobre ellos. ¿Podrían nuestros estados de mentalidad ser parte del problema?



Carol Dweck, una psicóloga de la Universidad de Stanford que realizo la investigación pionera sobre las diferencias entre la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento, dijo que la mentalidad “es la visión que adoptas por ti mismo que determina la forma que vives tu vida, ves el mundo y tomas decisiones.” La mentalidad también incluye su perspectiva particular. Es la forma en que sus percepciones o sus creencias sobre sus habilidades y cualidades configuran la forma en que opera.


Según Dweck, la mentalidad tiene un profundo efecto en la vida de una persona. Ella afirma que la mentalidad es en gran parte responsable de lo que da forma a nuestras realidades individuales, configurando nuestra percepción completa de lo que se puede lograr y lo que esta fuera de nuestro alcance. Una mentalidad fija es aquella en la que creemos que nuestras cualidades generales son rasgos fijos que no se pueden cambiar, incluyendo la inteligencia, las habilidades, la creatividad, el carácter moral, el nivel de talento en incluso nuestra capacidad para tener éxito.


Las limitaciones que esto crea no solo incluyen limitarnos a nosotros mismos, sino también como nos comportamos con los demás. Si creemos que nuestros atributos y habilidades no pueden cambiar, podemos sentir la necesidad de demostrar constantemente que somos suficientemente buenos. Esto puede conducir hostilidad, intimidación, presumir, y una gran cantidad de otros rasgos de carácter que limitan aun mas nuestras habilidades, ya que otros no disfrutan trabajar con nosotros o no sienten el deseo de apoyarnos en nuestros esfuerzos. Una mentalidad fija puede eventualmente conducir a una mentalidad de falla, donde creemos que simplemente no podemos superar los desafíos.


Una mentalidad fija también puede conducir a que evitemos desafíos porque pueden hacer que alguien con esta mentalidad se sienta inferior. También es común dejar que un fracaso nos defina para siempre, ya sea una mala calificación, una ruptura de una relación, o una falla en el trabajo, y dado que una mentalidad fija no cree que aprendemos de nuestros errores o fallas, hay pocas posibilidades de rebotar de vuelta de un fracaso. Por lo tanto, no corremos riesgos, lo que nos limita aun mas de las oportunidades disponibles para nosotros. En un estado mental fijo, estamos llenos de pensamientos interferentes. El esfuerzo se siente desagradable. Las personas parecen ser jueces en lugar de aliados. En una mentalidad fija, también es menos probable que notemos cuando otras personas cambian, manteniendo nuestro juicio original sobre ellos porque esta “fijo” en nuestras mentes.


¿Podría nuestro país polarizado estar atrapado en una mentalidad fija? Eso podría explicar por que no parece que hayamos avanzado mucho en ningún frente últimamente. Podría explicar por que no nos estamos adaptando a las situaciones actuales de manera efectiva, apegándonos a nuestras ideas, y tratando de retroceder el tiempo o negar la existencia de problemas que parecen demasiado grandes para cambiar.


Uno de los principios clave para estar presente en atención plena es la compasión. Y, por supuesto, eso es con lo que estaba luchando en las ultimas dos semanas. Me resultaba muy difícil sentir compasión hacia las personas enojadas que proclamaban que tenias derecho a llevar un AK47 o de la idea del dueño de la tienda de armas de Texas de honrar a los maestros. Por cierto, puedes identificar cuando has perdido la conciencia simplemente notando que estas juzgando a las personas. Me di cuenta, pero me llevo un tiempo descubrir como volver. Lo que reconocí fue el miedo. Todas estas personas tienen miedo de algo. Y en una mentalidad fija, que básicamente parece que no puede cambiar nada sin arriesgarse a un fracaso completo, puede sentir que no tiene mas opciones que proclamar que tiene razón y que los demás están equivocados. Entonces abrió para mi una pequeña grieta de compasión. No he avanzado lo suficiente como para sentir amor y compasión por las personas que comente actos terribles, pero este pequeño toque de compasión me ayudo a sentirme un poco mejor acerca de la sociedad en general. Mirándolo a través de un lente de empatía. ¿Cómo se sentiría tener tanto miedo todo el tiempo?


La mentalidad es simplemente un continuo de la concepción de si mismo, o autoconcepción, con una mentalidad fija en un extremo del espectro y una mentalidad de crecimiento en el otro. Sin embargo, no estamos estacionados en un extremo ni en el otro. Podemos tener una mentalidad fija en ciertas áreas y una mentalidad de crecimiento en otras. Por ejemplo, muchas personas tienen una mentalidad fija con respecto al aprendizaje de un nuevo idioma. No creen que pueden aprender uno nuevo, y bueno, eso termina siendo cierto debido a su mentalidad. Pero esas mismas personas pueden tener una mentalidad de crecimiento cuando se trata de su creencia de tener éxito en el trabajo. Con una mentalidad de crecimiento, nuestros niveles de inteligencia, habilidad, talento y otros atributos se perciben como un punto de partida de donde empezar a aprender, desarrollar y expandir. Esta mentalidad incluye la creencia de que las cualidades básicas son cultivables y reflexibles, que pueden crecer con dedicación, tiempo y un compromiso para mejorar.


Esto puede llevar a crear motivación y productividad significativa en los negocios, la educación, las relaciones interpersonales, y mas. Esto a la vez, aumenta el autoestima y fortalece aun mas la creencia de que podemos seguir creciendo y aprendiendo y por supuesto, tener éxito. Las personas con una mentalidad de crecimiento tienden a prosperar en los desafíos, sabiendo que incluso si fallan, aprenderán de la experiencia y harán mejor la próxima vez.


Los estudios han demostrado que tener una mentalidad de crecimiento también puede aumentar el manejo exitoso del cambio, una mayor autorregulación, una mayor resiliencia y comportamientos buenos para la sociedad. Los que están mas en el lado de la mentalidad de crecimiento del espectro también parecen ser menos agresivos y tienen menos síntomas asociados con la depresión y la ansiedad.


Es importante tener en cuenta que cuando estamos en el extremo de la mentalidad de alto crecimiento del espectro, no significa que disfrutamos fallando o que no nos sentimos miserables por algo que sale mal. Se trata de nuestra creencia en la capacidad de recuperarse, aprender y tener éxito a pesar de los fracasos. Un buen ejemplo de esto es la depresión. Las personas con mentalidad fija muestran mas depresión, pero las personas con mentalidad de crecimiento también se deprimen. La diferencia es que con una mentalidad de crecimiento, cuanto peor se sienten, lo mas determinados son de sentirse mejor.


Entonces, si volvemos esto hacia nuestra cultura social actual, es mas fácil ver que las personas que han trabajado toda su vida en minas de carbón, por ejemplo, pueden tener una mentalidad fija sobre sus habilidades para aprender tecnología o algún otro conjunto de habilidades con el fin de cambiar de carrera. Si sienten que todo lo que pueden hacer es trabajar en una mina de carbón, realmente no es una opción en sus mentes que puedan hacer otra cosa. Entonces tiene mas sentido que lucharían contra la idea del cambio climático porque eso les crea una amenaza personal con respecto a su capacidad de ganarse la vida. Los estudios demuestran que la mentalidad se desarrolla en la primera infancia y la mayoría de los adultos ni siquiera son conscientes de cual es su mentalidad o como se estableció. Si su abuelo y su padre fueron mineros del carbón, y el concepto de que la minería del carbón es lo que hace una familia, ¿por qué pensaría que podría convertirse en una técnico de computación? Y, por supuesto, esta mentalidad sesga algo que amenaza este estilo de vida como un ataque personal.



Quizás existe la misma mentalidad fija con los problemas de las armas. Las tradiciones familiares, la desconfianza de los gobiernos, el miedo a las influencias extrañas, no estoy segura de todos los orígenes, pero se siente como una mentalidad fija. Nunca seria dueña de un arma, pero puedo ver que también estoy en el extremo de la mentalidad fija del espectro sobre el tema de las armas. Puedo tratar de respetar que hay personas en este país que todavía casan comida, y al menos intentar de comprender que quitarles las armas podría sentirse como una amenaza para su subsistencia. Sin embargo, no puedo entender por que alguien necesita un arma automática que dispare cien disparos en menos de un minuto, lo que veo como sentido común. Pero, de nuevo, si realmente estoy siendo consciente, eso es una mentalidad fija. El punto aquí es que al estar en un estado mental fijo, no podemos llegar a un acuerdo, ver mas allá de nuestras propias necesidades individuales y avanzar como sociedad no solo en este tema, sino en todos los otros problemas que nos están dividiendo como ciudadanía.


Una mentalidad de crecimiento se trata de creer que todas las personas pueden desarrollar sus habilidades. No se trata de ser de mente abierta o flexible—pueden existir grandes cualidades tanto en el crecimiento como el la mentalidad fija. No se trata solo de esfuerzo o de elogiar el esfuerzo. Elogiar el esfuerzo puede ser importante, pero el proceso incluye mas que un simple esfuerzo, como probar nuevas estrategias cuando lo que se esta utilizando no funciona. Se trata de pedir ayuda o consejos de otros cuando sea necesario. Una mentalidad de crecimiento no se centra solo en el resultado, sino que unir el proceso al resultado.


Considere que todas las personas mantienen una cuenta corriente de lo que les esta sucediendo, lo que significa y lo que deben hacer. Nuestras mentes están constantemente monitoreando e interpretando. La mentalidad enmarca la cuenta corriente que esta teniendo lugar en nuestras cabezas. La buena noticia es que podemos cambiar nuestra mentalidad. El primer paso es la autoconsciencia sobre donde estamos en el espectro en varios temas. Este no es un ejercicio de juicio-propio. Recuerde, gran parte de lo que creemos sobre nosotros mismos y nuestras habilidades se desarrollo como niños pequeños. Esto es mas un inventario—simplemente hacer un balance para identificar las áreas donde tenemos oportunidades de crecimiento. Una vez que haya identificado las áreas donde tiene una mentalidad fija, puede tomar algunos pasos bastante simples para comenzar a cambiar esas áreas hacia una mentalidad de crecimiento.


Comience por reconocer y aceptar las imperfecciones. Escondernos de nuestras debilidades significa que nunca las superaremos. Pruebe diferentes tácticas de aprendizaje. Existe una gran cantidad de información en el internet y en libros sobre como desarrollar una mentalidad de crecimiento, pero no existe un modelo único para el aprendizaje. Lo que funciona para una persona puede no funcionar para usted, así que experimente. Reemplace la palabra “fallar” con la palabra “aprendizaje.” Cuando comete un error o no alcanza un objetivo, no ha fallado; ha aprendido. Tome riesgos en compañía de otros . Deje de tratar de salvar la cara y déjese fracasar de vez en cuando. Sera mas fácil asumir riesgos en el futuro. Use la palabra “todavía.” Dweck dice que “todavía no” se ha convertido en una de sus frases favoritas. Cuando estés luchando con un concepto, solo di que aun no lo has dominado.


Todavía no he superado mi mentalidad fija en las armas. Pero me mantengo en la mentalidad de crecimiento al final de las escalas la mayor parte del tiempo, así que estoy segura de que puedo trabajar para mejorar mi comprensión de cómo se sienten las personas que no comparten mis creencias. Puede que nunca este de acuerdo con ellos, pero puedo aprender a ser menos juzgante, lo que podría ayudar a resolver el problema en lugar de exacerbarlo. Y podría considerar darle un descanso al I-Pad y recordar que la mayoría de las buenas noticias no aparecen en los titulares. La mayoría de las personas realizan actos de bondad todos los días de maneras grandes y pequeñas. La mayoría de las personas se preocupan por el bienestar de los demás como el de ellos mismos. Y sospecho que la mayoría de nosotros realmente queremos que todos prosperen y estén bien.


Todos podemos hacer mejor esfuerzo al tratar de comprender y empatizar con aquellos con quienes no estamos de acuerdo. Desarrollar una mentalidad de crecimiento es una estrategia poderosa para ayudarnos a enfrentar los cambios sin precedentes que todos enfrentamos como sociedad y reducir nuestros niveles individuales de miedo y ansiedad. La vida humana es un regalo precioso y si comenzamos con eso como nuestra principal prioridad, seguramente podremos lograr que el mundo sea un lugar mejor.


2 views

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us