La Rutina de la Vida

Hacer de la atención plena un hábito


Momento inconsciente

Acabamos de tocar la división política en este país en nuestro ultimo episodio y mas tarde en el mismo día en que se grabo ese episodio, Ellen De Generes asistió a un juego de futbol americano de los Cowboys de Dallas que fue un hermoso ejemplo de esa división que esta erosionando nuestra capacidad de aprender y crecer como sociedad. Se sentó junto a George y Laura Bush en el juego y las redes sociales explotaron con grita enojada como si de alguna manera Ellen estuviera traicionando sus creencias y las de ellos al hablar, e incluso, riendo con el ex presidente.




La razón por la que esta reacción califica como sin sentido es porque el mensaje que envía es que podemos cada uno solo hablar con otras personas con las que estamos de acuerdo en todos los frentes. ¿Cómo en el mundo podemos expandir nuestra perspectiva, aprender algo nuevo o encontrar empatía o compresión por los demás si solo hablamos con personas que conocemos de acuerdo con nosotros? Ellen es liberal y Bush es conservativo, si. Pero ambos son seres humanos con las mismas necesidades universales básicas que todos los demás en el planeta. Si no podemos hablar con el “otro lado,” ¿cómo podemos averiguar como trabajar juntos? ¿vivir juntos y solucionar los grandes problemas que enfrentamos en el mundo? Necesitamos dejar de ser tan juzgantes y dejar de ser tan odioso con las personas que tienen los puntos de vista diferentes. Necesitamos escuchar a otras personas, respetar los derechos de otras personas a tener sus propias opiniones y cuestionar las nuestras suposiciones y valores. No tenemos que estar de acuerdo con otras personas. Pero cuando decidimos eso sabemos con certeza que estamos en lo correcto y que están equivocados y luego bloqueamos cualquier comunicación entre los dos lados, solo puede conducir a un discurso poco saludable que nos impide crecer, y apaga la creatividad y, en ultima instancia, conduce a una mayor ignorancia y uniformidad dividido en dos campamentos.


Muchos estudios muestran que la diversidad es un gran factor clave en el éxito organizacional y del equipo. Mas perspectivas disponibles, y mejores serán los resultados. Eso se aplica también a las sociedades. No podemos vivir en silos, ignorando a todos los que tienen una opinión diferente si queremos prosperar como civilización. Entonces tal vez hoy sea un buen día para conversar con alguien que tenga valores y creencias diferentes , con la intención de aprender, y no condenar o cambiar de opinión.

Además de ampliar nuestras perspectivas relacionadas con otras personas y temas, este tema trajo a la mente nuestra preferencia humana por la rutina. Al cerebro le gusta la rutina porque requiere menos potencia de procesamiento. Pero, ¿alguna vez ha sentido que esta en una rutina, en el proverbial rueda de hámster, haciendo lo mismo día tras día, lo que en algún momento le lleva a preguntarse cual es el punto de todo esto?


Piensa en un día típico. Si bien hay alguna variación, por supuesto, en función de si estamos solteros, casados, tienen hijos, etc., la mayoría de nosotros tenemos rutinas muy similares. La alarma se apaga, nos levantamos, tomamos una taza de café o te, revisamos nuestros teléfonos inteligentes y luego nos dirigimos a la ducha. Nos vestimos, nos arreglamos, tal vez desayunamos, definitivamente alimentamos a la familia o las mascotas si las tenemos, y salimos de la puerta. Nos sentamos en el trafico, llegamos a la oficina, tomamos otra taza de algo, encendemos la computadora y comenzamos nuestro trabajo.


Mas tarde, tal vez tengamos un almuerzo rápido en nuestro escritorio, con la esperanza de que podamos salir a tiempo si comemos rápido. Al final del día, volvemos a estar sentados en el trafico, luego llegamos a casa, hacemos la cena, comemos mientras revisamos nuestros teléfonos, limpiamos, miramos un poco de televisión y nos preparamos para la cama.


Luego lo hacemos todo de nuevo al día siguiente. Y otra vez. Y otra vez. Y una vez mas. El fin de semana llega y nos levantamos, nos preparamos y hacemos las compras, la limpieza de la casa y la lavandería. Quizás salimos a cenar o incluso vemos una película. Luego es la televisión o las redes sociales y volver a la cama. El domingo puede incluir un día de descanso o iglesia o diversión. Luego televisión o redes sociales y de vuelta a la cama. Nuestras vidas son tan rutinarias que nuestros cerebros están en piloto automático la mayor parte del tiempo. ¿Alguna vez se ha subido a su automóvil un sábado y descubrió que se dirige a la oficina, aunque no es un día de trabajo?


Repetimos nuestras rutinas durante aproximadamente 1,800 semanas de nuestra vida.


Ahora no me malinterpreten, no todos somos idénticos. Algunas personas pueden casarse, tener hijos, divorciarse, volverse a casar, cambiar de trabajo y quizás tomarse unas vacaciones anuales. Pero lo mas probable es que la rutina para la mayoría de las personas no cambia mucho. ¿No suena tan atractivo, o si?


La vida es mas que una serie de eventos mundanos, salpicada de algunos episodios emocionantes.

Entonces, ¿cómo encontramos significado, propósito y alegría en esta vida? Estoy segura de que sabes que voy a decir a través de la atención plena.


Cuando observa su rutina especifica cada día, ¿a que le presta atención? Cuando suena la alarma, ¿es su primer pensamiento de gratitud por la noche que disfruto durmiendo? ¿O esta pensando de cuantas cosas tiene que hacer esa mañana?


Mientras esta parado en la ducha, ¿esta notando como se siente el agua tibia cuando toca su piel? ¿O los aromas del jabón cuando se mezcla con el vapor en el aire? ¿La riqueza del champú como se espuma en su cabello? ¿O se esta preocupando de llegar tarde al trabajo?


Mientras se sienta en el trafico, ¿esta escuchando un buen libro o música inspiradora o esta aprendiendo un nuevo idioma? ¿Quizás esta notando que interesante o hermosos son sus alrededores? ¿O se esta quejando en su mente sobre todos los estúpidos conductores en la autopista y teniendo la esperanza de no quedarse atrapado de nuevo en el camino a casa esta noche?


Mientras se sirve una taza de café o te en el trabajo, ¿inhala el vapor, notando las notas de bayas, hierbas o otros aromatizantes? ¿O simplemente lo empuja hacia abajo para que pueda pasar a su siguiente tarea?


Cuando se sienta en su escritorio, ¿considera de cómo se siente sobre su trabajo? ¿Qué tal del espacio en donde trabaja? ¿O se concentra en todo el trabajo que necesita hacer para reducir la cantidad al final del día?


Si tiene niños de edad escolar, cuando llega a casa por la noche, ¿toma tiempo para darle toda su atención, enfocándose en sus historias y charlas, o se apresura a comenzar la cena, hacer quehaceres, o terminar las tareas?


La atención plena es consciencia, tanto interna como externa. La mayoría de nosotros tenemos que trabajar, tenemos que lavar nuestra ropa y tenemos que comprar mandado. Pero haciendo cualquier de las tareas mundanas que tenemos que hacer cada semana con una actitud consciente enriquece enormemente esas experiencias. Ya no es tan rutinario, a medida que notamos la abundancia de lo que nos rodea. Cuando prestamos toda la atención a las otras personas con las que estamos, descubrimos cosas sobre otras personas y sobre nosotros mismos. Podemos encontrar significado en que hacemos, incluso si hacemos lo mismo todos los días. Encontramos un propósito mas profundo, ya sea nuestras familias o el medio ambiente o la sociedad, ya que prestamos atención a lo que sucede a nuestro alrededor y entre nosotros.


No hay nada de malo en la rutina misma. De hecho, según los estudios, gastamos alrededor del 47% de cada día actuando completamente por costumbre, lo que significa que nuestra corteza prefrontal no tiene que trabajar duro y eso nos beneficia de muchas maneras. Puedo tener fe de lo inquietamente que puede ser la vida sin rutina. Después de 25 años de ser prácticamente la definición de rutina, mi vida ahora tiene casi ninguno. No voy al mismo lugar dos días seguidos, mis días de trabajo no tiene un horario de rutina, con algunos días de trabajo de 4 horas y otros de 16 horas. Tengo muy poca advertencia de que trabajo voy a hacer en cualquier semana, mi horario cambia constantemente y mis fines de semana son completamente dependiente de lo que se necesita para la semana siguiente. Frecuentemente extraño mucho la rutina, ya que no saber que esperar o donde estaré cada día puede ser estresante. Lo contrario a la rutina es un caos y para mantener eso bajo control, tengo que crear otras rutinas para mantenerme en enfocada, como meditar cada día. La atención plena me ayuda a prestar atención a lo que esta sucediendo y permite encontrar la riqueza y la alegría en el caos, tanto como puede mejorar el cansancio diario de una rutina regular.


La atención plena requiere practica, pero cuanto mas practicamos, mas se convierte en un habito. La atención plena puede convertirse en rutina, pero en lugar del ciclo aburrido de la vida diaria, mejora cada tarea que hacemos cada día de la vida, por lo que es una rutina que nos beneficia a nosotros y a quienes nos rodea.


Intenta prestar mucha atención a cada tarea que realizas hoy. Observa las vistas, los sonidos, olores, y siente todo lo que haces. Mientras conduce, observe lo que esta pasando. En conversaciones, pon completamente atención a la persona con la que esta hablando, en lugar de pensar en lo que dirá usted después. Pasa un día inmerso en las sensaciones de lo que esta haciendo. Todavía es rutina, pero será mucho mas interesante y gratificante, haciendo que no sea lo mismo todos los días.


#awareness #routine #habits #autopilot #mindfulness #amindfulmoment #ellen #georgebush #podcastlove #bloglife


Escuchar el podcast aquí.

1 view

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us