Emociones Inquietas

Pensamos que lo más perturbador que la mayoría de nosotros hemos experimentado en la historia reciente a sido la pandemia y estar encerrados durante los últimos 3 meses. Y luego la semana pasada, George Floyd fue asesinado en una calle de Minneapolis por un oficial de policía, capturado en video y provocando protestas mundiales. Y cuando pensamos que íbamos a ser liberados de nuestro confinamiento, sin embargo, cambiamos nuestro enfoque a aquellos que no son libres, con o sin una pandemia.



Vivo en Los Ángeles, así que no soy ajena al racismo o la brutalidad policial o la injusticia hacia las personas de color. Soy una mujer blanca y, por lo tanto, tengo el privilegio de muchas maneras, no por elección sino por reglas de la sociedad. Al gozar del privilegio blanco, no tengo derecho a suponer que entiendo cómo la gente de color se sienten. Ciertamente he sentido el aguijón de la discriminación al ingresar a la fuerza laboral cuando las mujeres tenían pocos derechos. Y he estado frustrada por más de 40 años por la lentitud de cambio de las cosas. Por ejemplo, casi ganamos la misma cantidad de dinero hora por hora como los hombres por la misma cantidad de trabajo. Casi. Casi ratificamos la ERA el año pasado cuando el 38 ° estado finalmente lo ratificó, pero un grupo de hombres en su mayoría decidió que el reloj se había agotado y, por lo tanto, no contaron. Así que de nuevo, casi.


Estos ejemplos palidecen en comparación con lo que enfrentan las personas de color en este país. Han estado esperando 48 años para la igualdad, al menos en papel. Han estado esperando cientos de años por los derechos básicos humanos. Y, por supuesto, no hay comparación en los tipos, intensidad y múltiples niveles sistémicos de discriminación que afectan a gente Afroamericana.


Pensé que las cosas cambiarían después del evento de Rodney King. Un tipo diferente de video, pero sin embargo fue también capturado en película. Era una paliza brutal sin sentido de un hombre negro por 4 policías blancos. Y la ciudad estalló en disturbios cuando esos cuatro policías fueron declarados inocentes. Fue aterrador ver arder la ciudad. Más allá de la creencia de mirar por la ventana de mi oficina y tratar de decidir si era más seguro mantener a mis empleados en el edificio o enviarlos a casa, con guardias de policías apuntando rifles desde los tejados a nuestro alrededor, y realmente me molesta ahora que no entendía en absoluto cuál era el verdadero problema. No fue solo Rodney King. Es una larga historia de opresión, injusticia e inhumanidad. El gobernador de California dijo ayer que las personas de color están cansadas ​​de esperar, y puedo relacionarme con eso, en una escala mucho, mucho menor.



La atención plena incluye examinar nuestros pensamientos y sentimientos sin juzgar. Y por supuesto, observando a otros sin juicio. Tengo que decir que realmente estoy luchando con eso ahora mismo en un escala que me molesta. Me estoy juzgando por no saber cómo ayudar. Estoy juzgando esos que están interrumpiendo las protestas pacíficas y el saqueo, incendiando, atacando a la policía y destruyendo la vida de las personas. Estoy juzgando a los funcionarios del gobierno que avivan las llamas y aumentan la división y la violencia. Soy consciente de que estoy juzgando, que en sí mismo es un acto consciente, pero tengo muchas más dificultades de lo habitual para procesarlo y volver a centrarme. Me siento enojada porque el cambio es muy lento. Siento frustración con las personas que afirman que el racismo no existe. Me agrava que tantos de nosotros parezcamos comprender que ese racismo sistémico si existe, pero no tengo idea de cómo solucionarlo. Eso en sí mismo es simplemente confuso.


Ira, frustración, agravación y confusión. Las emociones existen para impulsar la acción, pero qué acción tomamos? No tengo idea de qué hacer con él todavía. También me pregunto cuánto la intensidad de estas emociones son una consecuencia de sentirse constreñido e inactivo durante semanas debido al encierro que ya estaba sucediendo antes de que esto ocurriera.


Un cliente llamó ayer para decir que se sentía tan triste y para preguntar qué podía hacer para deshacerse de esa sensación. Por supuesto, no podemos deshacernos de la tristeza, ni creo que a la larga nos gustaría. La tristeza significa que somos empáticos y compasivos. Sentimos el dolor y el sufrimiento de los demás. Me di cuenta de esa conversación que yo también me siento triste.


Mi corazón está con todas las pequeñas empresas que han logrado sobrevivir el cierre pandémico, solo para que sus negocios sean destruidos por ladrones oportunistas y instigadores políticos. Me siento terrible por los muchos policías honorables en todo el país que están agrupado con personas a las que nunca se les debería haber dado el poder de dañar otros detrás del escudo de la aplicación de la ley. Me siento triste por todas las personas que han sufrido bajo opresión, prejuicio, discriminación y odio por ninguna otra razón que el color de su

piel. Y me entristece que probablemente veamos más violencia, más muerte y más destrucción en los días que vienen.


Sin embargo, es alentador ver cuántas personas se ofrecen como voluntarias para limpiar cada día el caos de la noche anterior. Ver a los manifestantes tratando de proteger a las empresas de los saqueadores. Ver a los policías protestando al lado y arrodillados con aquellos que intentan ser vistos y escuchados. A ver manifestantes tratando de proteger a la policía que se separan de sus equipos. Es alentador ver otros países que protestan en solidaridad con los EE. UU., incluyendo Inglaterra, Alemania, Canadá, Brasil, Irlanda, Francia y más. Los artistas dibujaron un mural antirracismo en una parte sitiada de Siria. Manifestantes chilenos y libaneses ofrecieron a los manifestantes consejos sobre cómo protegerse del abuso policial. Todo nos recuerda que todos estamos conectados, todos enfrentamos problemas similares y todos podemos ser parte de la solución. Entonces, mezclado con todas las emociones incómodas que estamos experimentando, también hay gratitud, empatía e incluso esperanza.



Probablemente no estoy solo en una mezcla de emociones que son difíciles de manejar. Respiración ciertamente ayuda, pero siento que necesito hacer más. He decidido volver a visitar las enseñanzas de Jane Elliot sobre racismo. Tal vez necesito volver a lo básico nuevamente, para recordarme lo que significa el racismo y como se siente para asegurarme de que estoy educada en un tema que no puedo experimentar personalmente para poder descubrir cómo puedo ayudar. Comenzar desde el principio y avanzar, con lecciones de un maestro de primaria a Gandhi a Martin Luther King, Jr., y quizás volver a estudiar lecciones de educación cívicas de hace mucho, mucho tiempo atrás, porque descubrí que no estoy segura de qué es legal o no en algunos casos en medio de toda la retórica.


La enseñanza más profunda de Jane Elliot es simple: que solo hay una raza, la raza humana, y eso es todo. Tenemos tantos desafíos reales que enfrentamos, desde una pandemia global hasta cambio climático a crisis socioeconómicas, al hambre mundial ... ¿no podemos dirigir nuestras energías hacia resolver esos problemas en lugar de continuar con viejas creencias o crear nuevas creencias que insisten en crear ganadores y perdedores? No necesitamos mantener a algunas personas deprimidas para que otras se eleven o permanezcan en parte superior. Podemos cambiar nuestros patrones de pensamiento para aceptar a todas las personas, tal como son. En realidad podemos cambiar el poder de nuestras amígdalas para no temer automáticamente a aquellos que son diferentes a nosotros. La atención plena y la meditación pueden ayudarnos a lograr estas hazañas.


Entonces, por ahora, respiraré, meditaré y reflexionaré. Y la acción que tomaré, por ahora, puede ser simplemente educarme más para poder descubrir cómo puedo ayudar de una manera significativa. Yo voy a aceptar mis sentimientos, juicios y todo, con autocompasión, sabiendo que puedo volver a un lugar de no juzgar cuando encuentro qué acción me empujan a tomar mis emociones. Cuando llege el momento, tomaré esa acción de manera consciente y receptiva.


Sobre todo, recordaré que podemos ser mejor, juntos.


#georgefloyd#riots#peacefulprotest#pandemic#weareallone#westandtogether#blacklivesmatter#alllivesmatter#meditation


0 views

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us