El Juego de la Culpa

“El hombre puede fracasar muchas veces, pero el no es un fracaso hasta que empieza a echarle la culpa a otra persona.” John Burroughs


Todos deseamos que todo valla bien todo el tiempo. Pero por supuesto eso no sucede, y es cuando algo va mal que debemos de hacer una decisión: ¿vamos a echarle la culpa a otra persona o a otra cosa, o vamos a encontrar culpa en nosotros mismos o en otros, o vamos a tomar responsabilidad por nuestras propias acciones?


Cuando nuestro enfoque es de encontrar culpa, todo se trata de buscar a alguien a quien culpar. Buscando a quien echarle la culpa es un síntoma de la vergüenza. De la vergüenza viene la culpabilidad, después el dolor, el rechazo, el enojo, y hasta la represalia. La culpabilidad mueve el enfoque de lo que sucedió mal y de cómo tratar que no vuelva a pasar otra vez. Es un prejuicio y es vengativo.


La culpabilidad muchas veces es usada para quitar la atención lejos de uno. Pero el juego de la culpa enseña la falta de entendimiento de lo que es la responsabilidad en realidad. La responsabilidad no puede ser asignada después de que suceda algo, aunque muchos tratan de hacer esto. Somos 100% responsables por cualquier acción que uno hace y tomamos una parte en cualquier incidente que pasamos. Cuando empezamos a entender esto, paramos de echarle la culpa a otros y empezamos a enfocarnos en la parte que nosotros tenemos en la situación.


Un simple ejemplo son los baches en la carretera. Paso por unos baches grandes cada semana (en realidad, se me poncho una llanta esta semana) y cada vez que oigo el sonido fuerte pasando sobre un bache, debo de ser una decisión: ¿Le echo la culpa a nuestro gobierno por no cuidar nuestras carreteras o tomo responsabilidad por mis propias acciones? Me puedo enojar y echarle la culpa al gobierno. ¿Porque no están usando mis impuestos para algo correcto? ¿Que han hecho con mis impuestos? porque es claro que no los están usando para mejorar las carreteras! “Ellos” deberán de pagar por mis llantas nuevas y alineación de llantas! ¿Algún día a tenido pensamientos similares? O puedo aceptar mi responsabilidad en la situación. ¿Ay alguien esforzándome a manejar sobre las carreteras que uso? ¿En verdad se como se están usando mis impuesto? Y si no, ¿que no es mi responsabilidad de averiguar esto yo misma? ¿Voté para que hubiera un aumento en impuestas para arreglar las carreteras? A la mejor, a la mejor no. El punto es, yo soy una participante en esta situación de un modo u otro. Enojándome y echándole la culpa a otros no esta haciendo nada saludable o efectivo.


Aun mas complejo, es un ejemplo usando a gente en vez del pavimento. Si estoy esperando por un reporte de otra persona para poder yo completar mi propio reporte, pero ellos nunca me lo entregan, ¿le echare la culpa a ellos por la razón que mi reporte esta tarde? Con certitud lo hiciera. No es mi culpa. “Ellos” estaban tarde. ¿Pero eso que logra? Ahora me veo poco confiable, he hecho que “ellos” se vean no confiable, quien fuera que le debiera de dar el reporte ahora esta tarde en el orden de reportar, y probablemente eh disminuido la confianza de arriba abajo. La alternativa es que yo hubiera podido recordarles que el reporte debía de ser entregado dentro de poco, yo pudiera habido preguntarles si necesitaban ayuda, yo pudiera habido dejarles saber a la persona a la que yo reporto que pudiera haber un problema y que todas estábamos trabajando para resolverla, et. Y si todavía estaba tarde, yo pudiera de aceptar culpabilidad al lado de mis compañeros que se reportan a mi para poder desarrollar la confianza, identificando que causo la dilatación para que no vuelva a suceder de nuevo con el siguiente reporte, y asegurar que todos sigamos enfocados en la meta, que es producir un reporte a tiempo.


El propósito de la culpabilidad es de simplemente encontrar culpa. También es importante de no engañarnos a nosotros mismos pensando que no estamos culpando a otros, pero según haciendo que otros tomen responsabilidad por sus acciones. Haciendo que otros tomen responsabilidad es solamente otro modo de buscar culpabilidad. También a veces hacemos otro error critico—substituyendo hallando culpa en otros en culpándonos a nosotros mismos. Esto se convierte en recriminación de si mismo y en juzgarnos a nosotros mismos. Culpándonos a nosotros mismos no es igual que tomar responsabilidad de nuestras acciones. Encontrándote culpable de algo no va a cambiar nada, a arreglar algo, o mejorar nada.


Según Kenneth Vogt, tomar responsabilidad tiene un objetivo superior. El dice, “ todo se trata de tomar responsabilidad. Es una tarea, no un veredicto. Cuando algo esta asignado a nosotros, tomamos cuidado de manejarlo, protegerlo, y hacerlo exitoso, entonces en circunstancias donde vamos de culpabilidad a echarnos la culpa a nosotros mismos, podemos ver un camino donde nos enfocamos en la tarea. Cualquiera cosa que ha sucedido ahora es un proveedor de información nueva y útil, en vez de la distracción que el objetivo de la culpabilidad puede ser.”


Brene Brown explica que la culpabilidad “es simplemente el descardo de dolor y incomodidad. Culpamos cuando estamos incomodos y sintiendo dolor—cuando somos vulnerables, enojados, heridos, con vergüenza, o en luto. No hay nada productivo en la culpabilidad, y muchas veces es centrado en avergonzar a alguien o nada mas ser malos.”

Y con eso a veces hay una reacción fuerte de la persona que esta jugando el juego de la culpa. Lo mas consecuente con todos involucrados es el síndrome de “es mas fácil hacerlo yo mismo que depender en otros.” Esto típicamente sucede con gente que tiene un bajo alto-estima o problemas con confianza—como lo describe Brene Brown, estas personas están sintiendo dolor. Algo mal ha pasado, la persona se siente como si se ve mal, y en el momento que culpan a otra persona, ellos toman control desde allí en adelante para que nunca suceda otra vez. Que por supuesto es una fantasía—ahora nada mas han movido la posibilidad de culpar a otros a que solamente se culpen a ellos mismos-- a culparse a si mismo en el futuro cuando algo mal suceda. Y por supuesto, eso es incomodo, por eso todavía culpan a otros pero con la perspectiva que necesitan de hacer todo ellos mismos porque todos los demás son muy incompetentes.


La gente que sufre de estas condiciones relata a todo que es menos que perfecto a ellos mismos, no en la compañía o situación. Pero como su alto-estima esta en riesgo, deben de primero ver a quien culpar (o ponen al riesgo de bajar aun mas su alto-estima), y después hacen el atentado de tomar control de la tarea/proyecto/cliente en orden de salvar su propia reputación.


Esto lamentablemente resulta en un montón de estrés sobre estas personas que piensan que pueden evitar errores ellos mismos, que los hacen difícil de tratar. En una relación, la confianza se pierde. En la oficina, mata la moral hasta el punto que muchos renuncian. Y crea una atmosfera, mientras en el trabajo o en el hogar, donde las personas se convierten tan cuidadosas para no provocar las reacciones del que culpa. Que mas o menos significa que aunque puedan ayudar, no lo harán para protegerse. Y ese no ayuda para nada a la persona con el bajo auto-estima. Solo quedan sintiéndose inundados, y confundidos al porque nadie esta dispuesto de apoyarlos o ayudarles.


El divorcio es una gran víctima del juego de la culpa.

Otro ejemplo común del juego de la culpa es durante divorcios. Cada parte le echa la culpa al la otra que rompe relaciones, daña a los niños involucrados, escala el precio de los abogados y resulta en exactamente que? Cuando un divorcio sucede u otro tipo de relación se rompe, es raro, si nunca, que es solamente la culpa de una persona. Se toma dos personas para que algo así suceda, y si las dos partes tomarían responsabilidad por su lado, la vida seria mucha mas fácil y llena de harmonía. Si una relación se acaba, es porque las partes involucradas no necesariamente se entendían a lo largo, y quizás no se comunicaban bien, quizás una o la otra no tenían necesidades que fueron atendidas. Quizás una persona sobrepaso a la otra. Per en vez de tomar responsabilidad de nuestra contribución al problema, frecuentemente empezamos a crear un argumento no real donde según una persona era un ángel y la otra era el diablo. Y eso simplemente no es la realidad. Y no hace que nadie se sienta bien al largo plazo.


El juego de la culpa también impacta a niños profundamente. Si el enfoque mas importante es de a quien echarle la culpa, entonces fomenta acciones para que niños evitan aceptar responsabilidad sobre su comportamiento. En realidad, en muchos casos, fomenta la mentira. Para que pasar por todo el drama? Nada mas miente y di que tu no lo hiciste! Y naturalmente, crecen a culparse a ellos mismos, que nada mas perpetua todo el ciclo.


Tome unos momentos para pensar si usted es una persona que culpa a otros, o no. Frecuentemente, nada mas es un habito que aprendió de niño y ahora quizás ni esta consciente de lo que hace. Dice cosas como, “Quien hizo esto?” en vez de “Que paso?” o, “Quien es responsable de que esto haiga sucedido?” en vez de “Quien tiene una idea de corregir esto?” O quizás como es su actitud con sus compañeros de trabajo o sus empleados? Cree usted que necesita que hacer todo usted mismo porque no confía que otras personas lo hagan bien? Si si, quizás tiene el juega de la culpe incrustado en su subconsciente porque eso es lo que esta buscando usted, quizás sin dándose cuenta. Que tal los niños? Los pone en su lugar, demandando saber quien hizo algo enfrente de otros? Piense en la vergüenza que esta causando, y por supuesto como esa vergüenza se manifestara en el futuro como culpabilidad.


Somos humanos. Somos desordenados. Hacemos muchísimos de errores. Pero cuando hacemos un error podemos tomar responsabilidad. El cielo no se caerá.

Simplemente tomamos responsabilidad de lo que hicimos y trabajamos para hacerlo correcto. Si otra persona hace un error, nosotros podemos ayudarle a resolverlo. El punto importante aquí, es que de vez en cuando, todos hacemos errores. Pero culpando a otros solo hace la situación drásticamente peor y prepara el escenario para que el error suceda otra vez.


Tome responsabilidad consciente y aléjese de la culpabilidad. Si lo hace, hallara claridad en la situación, mejorara su integridad y construirá confianza en sus relaciones. Cuando se encuentra en la posición de escoger entre la culpa, el error, y aceptar responsabilidad, tome tiempo para pensar cual es su intención en la situación. Escoja tomar responsabilidad y deje ir la culpabilidad. Usted y toda la gente involucrada en la situación saldrán mas saludables, felices, y mas productivos.


~ Teresa


#brenebrown #blame #shame #theblamegame #takeresponsibility #mindfulness #amindfulmoment #spanishpodcast #podcastenespanol


Siga nuestro podcast en iTunes "Serie de un momento con Teresa McKee" o visite nuestra página de podcast y haga clic en "suscribirse".

0 views

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us