Conciencia de sí Mismo / Self-Awareness

(Spanish Version)


La conciencia es saber que está sucediendo a sus alrededores. La conciencia de sí mismo es saber que está viviendo en el presente. Es la habilidad de saber que estamos haciendo mientras lo hacemos y entender porque lo estamos haciendo. El conocimiento es otra palabra para la conciencia de sí mismo. Es el componente clave y es muy relacionado a la atención plena. ¿Sabes por qué te comportas como lo haces? Lo que impulsa tu decisiones? ¿Cómo te sientes realmente acerca de ti mismo y de las personas en tu vida?


La conciencia de sí mismo es estar consiente de ambos nuestro humor y de nuestros pensamientos sobre esa disposición de nuestro ánimo. Y por supuesto ahora nos estamos metiendo en esa cosa extraña de poder monitorizar que todos tenemos. Tenemos una mente pero también tenemos algo extra que nos permite monitorizar nuestra mente. No se preocupe, no esta loco. Es simplemente un nivel diferente de conciencia.


La conciencia de sí mismo es la capacidad de observar nuestros sentimientos de momento a momento lo cual es vital para nuestra percepción psicológica y para el entendimiento de sí mismo. La falta de habilidad de poner atención a nuestros sentimientos verdaderos nos ponen bajo su misericordia. Por el contrario, la gente con mayor certeza de sus emociones son los mejores pilotos de sus vidas, teniendo un mayor sentido de cómo se sienten de sus decisiones personales.


Entonces, ¿Cómo podemos obtener una mayor conciencia de sí mismo?


La meditación es de lejos la mejor práctica más poderosa para hacerse más consiente de sí mismo. La meditación consciente es simplemente la práctica de mejorar nuestra conciencia de momento a momento. Típicamente esto empieza con enfocarnos en, y apreciando la sencillez de, aspirar y espirar. ¡Así es! ¡Es la respiración!



La meditación no necesita ser formal o ritualista, ni tampoco es necesario practicarla con una perspectiva religiosa. Es una práctica que nos dirige a tener más claridad con momentos regulares de pausa y reflejo. No necesita tomar mucho tiempo, aunque se gana el mayor beneficio con meditar a lo menos 20 minutos al día. Yo personalmente, no tengo 20 minutos en el día para meditar frecuentemente, por eso medito nada más lo más que pueda. Cuando el tiempo permite, medito por una hora, pero eso no es de todos los días. Pero tomare 5 o 10 minutos, o lo que pueda, porque hace una diferencia profunda en la cualidad de mi día. Me gano más conciencia del presente con simplemente encontrar unos pocos minutos para enfocarme en mi respiración. Y me propongo a meditaciones más largas y reflexivas cuando mi horario no esta tan ocupado.


Vamos a cubrir mucho más en esta serie de meditación y frecuentemente voy a incluir una corta meditación guiada entre el podcast para que pueda practicar. Por lo tanto, sepa que si se siente que lo único que puede ser es pasar unos pocos minutos enfocándose en su respiración, ya estará empezando una práctica con no nadamas lo hará más consiente de sí mismo, pero que también transformara su vida.


Otra práctica para empezar a incrementar su conciencia de sí mismo que no requiere tiempo adicional es simplemente notar sus pensamientos. Tenemos aproximadamente 70,000 pensamientos cada día y estudios nos dan a conocer que la mayoría de estos pensamientos, acerca del 98%, son negativos. Este tiene que ver con una función biológica antigua que existe fuertemente en nuestros cerebros para protegernos y permanecer seguros. Póngase a pensar que su cerebro siempre está buscando el peligro. ¿Sera que eso era un tigre en la maleza? ¿Estaré al borde de un monte? Por supuesto, ahora no estos típicamente expuestos a estos tipos de peligros, pero nuestro cerebro no lo sabe. Por esta razón nuestros pensamientos automáticos siempre están buscando “el peligro.” ¿Acaba de decir ella algo mal de mí? ¿Estaré muy gorda para lucir este vestido? ¿Piensa la gente que soy un menso? Así es nada más como funciona nuestro cerebro.


La buena noticia es que ahora sabemos acerca de algo llamado la neuroplasticidad. Básicamente, esto significa que la ciencia estaba equivocada por mucho tiempo y hasta cosas que pensábamos que estaban programadas en nuestro cerebro no necesariamente están programadas. Nuestros cerebros tienen elasticidad—nuestra neuropatía puede ser reconfigurada!


Ahora, no puede monitorear 70,000 pensamientos al día (al menos que en verdad no tenga nada más que hacer), entonces para aumentar la conciencia de sí mismo empiece a ponerle atención a como se siente. ¿Se siente triste o enojado? Eso es una clave que está pensando negativamente. Nada más note que pensamientos estaba teniendo y empiece a reformularlos. Ay que decir que se está vistiendo en la mañana y sus pantalones le están quedando un poco apretados. Una línea de pensamiento puede empezar con, “bueno si parara de comer tanto, los pantalones me quedarían.” Y típicamente, esto lo dirige a un espiral negativo de “estoy gordo” o “soy asqueroso” o “soy un cerdo.” ¿Espero no ser la única persona que tiene estos pensamientos. ¿Es verdad? ¡Whew! Muy bien, entonces ya que note que está teniendo estos pensamientos, simplemente escoja otro pensamiento. “Wow, mis pantalones están un poco apretados. A la mejor hare un poco de ejercicio hoy.” Y si en verdad hace ejercicio, se sintiera hasta más mejor. Pero si acaso no, todavía estará interrumpiendo el cerebro de dirigirse en un espiral negativo. También podría aceptar que comió demasiado la noche anterior, pero pudiera agregar que como estaba tan deliciosa la comida, valió la pena y ahora es tiempo de volver al camino de comer saludablemente.


Otro proceso efectivo para aumentar la conciencia de sí mismo es empezar a notar la conexión de mente y cuerpo. Existe una conexión fisiológica a cada emoción que tenemos y casi todas son muy antiguas, respuestas biológicas automáticas que no nos sirven o que no se aplican a nuestras situaciones actuales de hoy. Con el enojo—la sangre fluye a nuestras manos, haciendo más fácil poder agarrar un arma o golpear a un enemigo. Nuestro ritmo cardiaco aumenta y una oleada de hormonas, como la adrenalina, genera un pulso de energía para tener más fuerza en acción. El miedo—la sangre se llega hacia los músculos esqueléticos mayores, como las piernas, para que sea más fácil huir. Esto hace que la cara se blanquee a medida que la sangre se aleja de ella. La felicidad--- aumento de la actividad en un centro del cerebro que inhibe los sentimientos negativos y aumenta energía disponible y entusiasmo. El amor— sistema parasimpático se activa, generando calma y satisfacción y facilita la cooperación.


A pesar de las creencias populares en la medicina occidental, nuestras cabezas están conectadas a nuestros cuerpos, y nuestros cerebros no determinan como nos sentimos. Su cerebro recibe estímulos que deja saberle que compuestos químicos sean descargados al resto del cuerpo. Los estímulos incluyen eventos externos con los cuales usted reacciona con sus emociones, sus pensamientos, sus sentimientos, y sus sensaciones físicas. Piense como si su cerebro fuera un maestro camarero de barra, mezclando cocteles basados en lo que usted “pide.” Pero por supuesto, la mayoría de lo que usted pide no es consciente.


Una manera de aumentar la conciencia de sí mismo es de empezar a conectar nuestros pensamientos con nuestros sentimientos con nuestras acciones. Por ejemplo, alguien lo corta por la carretera. Usted podría pensar, “¡Que idiota!” o quizás algo peor que no podemos decir en el aire. Sus sentimientos podrían ser de enojo o de miedo. Sus acciones podrían ser de pitar y tocar su bocina del carro o gritar por la ventana. Pare y considere que de bueno es eso. Todo lo que hace esa secuencia de eventos es enviar estímulo al cerebro que nosotros necesitamos estar en estado de vuelo o de luchar, y el cerebro, nuestro maestro camarero de barra, descarga inmediatamente un coctel de hormonas que consiste en adrenalina, cortisol y epinefrina para activar nuestro sistema simpático, que es el sistema de luchar o de huir, y ahora estamos sentados en un charco de hormonas del estrés en la carretera sin posibilidad de descargarnos o de que se desvanezcan. No es muy útil para usted.


Pero cuando empieza a ponerle atención a sus pensamientos, sentimientos y acciones, usted puede interrumpir este proceso. Ahora, cuando alguien lo corta por la carretera, usted puede escoger un pensamiento diferente. “Wow, elles deben de tener mucha prisa. Ojala que todos estén bien.” Sus emociones correspondientes ahora son de empatía o compasión. Y no hay necesidad de sus acciones. No hay necesidad de hacer nada. Con esta secuencia de eventos, el cerebro recibe estímulos que nada mal está pasando por lo menos, o hasta mejor, si en verdad puede sentir empatía o compasión por el otro conductor del carro, será recompensado por su camarero de barra interior con un coctel de hormonas que incluye la dopamina, que se descarga cuando el sistema parasimpático se enciende. Este es el estado de relajación, y de bienestar. ¿Parece ser una mejor opción, no?


~ Teresa

3 views

Tel: 818-478-7336

Los Angeles, CA

info@work2liveproductions.com

© 2019 by Work2Live Productions, LLC

Contact us